Dª. Francisca Bustos, hija predilecta de Huéscar. José García Giralte

Dª Francisca Bustos, hija predilecta de Huéscar

José García Giralte

Alcade de la ciudad de Huéscar

El señor alcalde de Huéscar, D. José García Giralte, también fue alumno de doña Paquita, intervino en la clausura del homenaje subrayando la unanimidad que reinó en la corporación municipal cuando se nombró a Francisca Bustos hija predilecta de la ciudad de Huéscar, en el año 2001. Relató anécdotas ilustrativas, evocadoras y divertidas que transportaron a los asistentes a la época de la niñez, la adolescencia y la juventud, y que terminaron de cerrar el círculo que se había ofrecido -a modo de radios de información y sentimiento- por parte de cada uno de los ponentes. Al final, leyó el texto de la declaración de hija predilecta.

Extracto del Acta del Excmo. Ayuntamiento de Huéscar en donde se nombró  HIJA PREDILECTA DE LA CIUDAD DE HUÉSCAR A DOÑA PAQUITA BUSTOS JIMÉNEZ (23-02-2001)

“Sometido el asunto a votación se aprueba por unanimidad de los asistentes (trece de los trece que legalmente componen la corporación) el siguiente dictamen:”

 

Esta Corporación Municipal, como portavoz de los sentimientos del pueblo de Huéscar, y a fin de destacar los valores humanos, que son el fundamento moral de nuestra sociedad, y el servicio prestado, quiere rendir hoy un merecido homenaje de admiración y respeto a D. María Francisca Bustos Jiménez.

Desde su juventud fue Dª Paquita una mujer moderna, valiente, decidida, de ideas claras, segura de sí misma y de sus posibilidades, adelantada a lo que era común en las mujeres de su tiempo. Sus padres le habían proporcionado las mismas posibilidades de formación que a los hijos varones. A su inteligencia, evidenciada en tantas ocasiones, unía una admirable capacidad de trabajo y una voluntad que la hizo sobreponerse a las situaciones difíciles y a las circunstancias dolorosas.

Licenciada en Farmacia y en Ciencias, Maestra de Enseñanza Primaria y Profesora de Matemáticas, Directora del Colegio «Natalio Rivas», profesora y maestra, supo armonizar su quehacer de farmacéutica y su vocación a la enseñanza en una única tarea de servicio abnegado y generoso al pueblo, y lo asumió con entereza y grandeza de alma, sin dejar de lado sus deberes familiares de esposa y madre.

La formación privilegiada que recibió en su juventud la devolvió con creces a los demás, haciendo partícipes de ella a muchas generaciones de jóvenes de la Comarca.

Fue correcta, incansable y eficaz, tanto en la farmacia como en el aula, curando las dolencias del cuerpo y remediando las necesidades culturales y formativas de las mentes. Ni la rindió el trabajo ni la doblegó el sufrimiento, venció a la vida con el ánimo sosegado de quien sabe que actúa correctamente y que no hay mayor satisfacción qué la del deber cumplido y la obra bien hecha.

Es justo que Huéscar reconozca públicamente las cualidades y virtudes de Dª. Paquita, tantas veces demostradas, y los servicios prestados al pueblo, y rinda un homenaje sentido y profundo a esta mujer que es paradigma y modelo de tantas que viven y luchan entre nosotros calladas y silenciosas. En ella están representadas las mujeres oscenses de ayer y hoy.

Dª. Paquita Bustos, mujer serena y fuerte, comprometida y auténtica, profesional y humana, es una mujer de gran categoría espiritual que cuenta con la respetuosa admiración de quienes la conocen. Huéscar siente el orgullo de contarla entre sus hijas más preclaras.

Por todo ello, esta Corporación Municipal, en reconocimiento a sus muchos méritos personales y profesionales, tiene la satisfacción de nombrar a DOÑA MARIA FRANCISCA BUSTOS JIMENEZ HIJA PREDILECTA DE LA CIUDAD DE HUÉSCAR.

Publicado en Minerva. Revista de Educación, número 5

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *