A la memoria de don Joaquín de la Rosa

Gonzalo Moreno-Muñoz publicó este artículo en agosto de 2020 (ofrecemos unos fragmentos):

¿Quién tuviera un buen maestro? A la memoria de don Joaquín de la Rosa

[…] Testigo de una coherencia de vida, de un amor por la cosas pequeñas, de una ejemplaridad sin aspavientos. Así fue don Joaquín. O por lo menos así lo entendí desde el pupitre de una clase de física y de los no pocos lazos familiares.

Oír a don Joaquín explicar la fuerza del trabajo en dinámica era un prodigio de sabiduría de barbecho, sentido común y elegancia en el cálculo. Si hubo una lección que me sedimentó la vida en aquellos dieciséis años […]  fue el orden de las cosas. Orden con minutos de precisión suiza, que don Joaquín marcaba al entrar y al salir del aula. Ni uno más, ni uno menos. Orden de libretas de tapas duras, cuadriculadas y bellísimas. Dictados -en clases de ciencias e incluso en el curso preparatorio para Universidad- que dejaban frases unívocas, redondas, elocuentes. Orden lineal en figuras de vectores, fórmulas enmarcadas, desarrollos preciosos. Orden en el pensamiento, en la lógica de los datos, en la secuencia de la historia. Orden literario que ilustraba con sencillez problemas de física desde los clásicos de la cinemática hasta los quarks o la onda-corpúsculo del Premio Nobel Louis-Víctor De Broglie. Orden en la disciplina tirando de oficio en una época en la que la autoridad del profesor declinaba peligrosamente. Orden en sus preguntas. Orden en sus exigencias. Orden con un carácter constante y afable. Resiliencia como propiedad de los metales para doblarse sin partirse. Todo eso era don Joaquín. Y de eso fue testigo además de maestro.

Ese amueblado de cabeza que combinaba lógica y estilo es lo que hizo de él un profesor excepcional de la escuela pública. […]

«La vista es la que trabaja», nos diría machaconamente. El saber ver las cosas, además de mirarlas. El descubrir la belleza por el conocimiento y el amor a las ciencias. El hacer las cosas bien, además del hacerlas. El respeto al medio rural, la ambición ecológica de un motor de hidrógeno. El inclinarse ante cosas que nos superan, nos subliman, nos envuelven […] (Gonzalo Moreno-Muñoz)[1]


[1] MORENO-MUÑOZ, G. “Quién tuviera un buen maestro? A la memoria de don Joaquín de la Rosa

Artículo publicado en El Debate de Hoy, 30-08-2020. Para leer el artículo completo: https://eldebatedehoy.es/noticia/educacion/30/08/2020/un-buen-maestro/

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *